opinión
Valencia, 9 de Junio de 1998





Editorial
Notitarde
C.A.

Nociones

Planificación de las operaciones (Final)

Cap. Marcos G. Pérez Pacheco

Una de las razones principales del fracaso en las empresas modernas, es su falta de interés al cambio y la adecuación al neoambiente competitivo generalmente ocasionado por la inercia organizacional; que no es más que la resistencia a la innovación, basados en las habilidades y bondades que las convirtió en exitosas. Esto trae a colación la Parábola del Icaro, donde se refleja la tendencia de las organizaciones a supeditarse a sus capacidades, obviando la necesidad de repotenciarse.

Cuando se crea una organización, se modelan las funciones de cada uno de los elementos que la integran, pero en el fondo esto también genera inercia organizacional. Los enfrentamientos y luchas de poder dentro de la empresa, se ubican en un sector élite interno, donde los gerentes buscan influir en la toma de decisiones y fortalecer sus posiciones.

Un requisito previo esencial para una acción efectiva de planificación, es una entera comprensión de la dimensión y la estructura del mercado. Según -David - A. Aaker y Georges S. Day, en el texto: investigación de Mercados: definen... "Un mercado para un producto, servicio o idea consiste en aquellas personas con un interés real o potencial en el producto, así como con los recursos correctos para intercambiarlos"... La segmentación de este mercado es el desarrollo y la búsqueda de programas dirigidos a grupos de la población que la empresa podría atender. Existen variedades de herramientas de mercadotecnia que permiten el desarrollo de productos y servicios con el fin de ubicarse en sectores particulares de la población.

La política organizacional es la táctica mediante la cual individuos o grupos interdependientes buscan obtener el poder y utilizarlo para influir en las metas y objetivos de la organización con el fin de apoyar sus propios intereses. Esta condición da pie para que los gerentes formen coaliciones para tratar de aliar a otros individuos poderosos, y poder así ganar el control sobre el equilibrio de poder en la organización. El poder y la política influyen notoriamente en la selección de la estrategia en una empresa, dado que se debe mantener un contexto organizacional que dé respuestas claras a las aspiraciones de las distintas divisiones, funciones, gerentes y a los cambios en el medio ambiente externo. Es por esto la presencia del conflicto organizacional, el cual es un fenómeno omnipresente que se debe manejar si la empresa desea lograr sus objetivos. El proceso total de selección de estructura-estrategia crea la fuente para la disconformidad y en un ambiente de rápido cambio donde este tipo de situación se hace cada vez más frecuente. Un gerente estratégico debe desarrollar sus capacidades personales para resolver estos conflictos. Estas capacidades implican: a.- Habilidad para el análisis del contexto organizacional, b.- Ubicar la fuente real del problema y c.- Manipular a los gerentes que se encuentran en discrepancias y así de esta manera lograr que el cambio organizacional pueda implementarse con éxito.

El cambio organizacional se puede manejar a través de una serie de fases. En primer orden de ideas, debe reconocerse la necesidad del cambio en la actividad portuaria, la cual es ampliamente notoria, dado los requerimientos del mundo moderno del comercio internacional, con claras tendencias a la containerización de las cargas, que requieren de terminales con gran capacidad para atender estos buques y la existencia de equipos en tierra que puedan brindar un rendimiento eficiente, para evitar la creación de embudos durante las operaciones, disminuyendo así la rata de carga/descarga. La segunda fase es la determinación de los obstáculos para el cambio, esta fase consiste en poder analizar los factores que causan la inercia organizacional y evitan el que la compañía logre su futuro estado ideal. Dentro de estos obstáculos podemos precisar la obsolescencia del parque de maquinarias que operan en el terminal, la negativa de algunas empresas a capacitar y actualizar a su personal con los requerimientos modernos de la propia actividad, la carencia de un sistema ferroviario remozado y la caducidad del instrumento legal que rige al principal puerto de la República. La tercera fase es la implementación del cambio, la cual no puede esperar más tiempo. El reto para la gerencia moderna consiste en analizar las fuerzas competitivas de un ambiente industrial, de manera tal de poder ubicar las oportunidades y amenazas que se pueden presentar en una organización. Recordemos el famoso modelo de las cinco fuerzas de Michael E. Porter, el cual se concentra en las fuerzas de origen de la competencia de una empresa: 1. El riesgo por el nuevo ingreso de potenciales competidores, 2. El grado de rivalidad entre las empresas establecidas, 3. El poder de negociación de los compradores. 4. El poder de negociación de los proveedores y 5. La amenaza de los sustitutos.

El último paso es la evaluación del cambio consiste en evaluar los efectos de cambios en las estrategias y estructuras registrados en el desempeño organizacional. La empresa debe establecer comparaciones después de implementado el cambio con su manera previa de funcionamiento. Un ejemplo claro de ello ha sido la transición del extinto Instituto Nacional de Puertos (INP) a los modelos portuarios implementados a nivel nacional.

Fugit irreparabile tempus: "Huye el irreparable tiempo".

 

 


Home - Página Principal

Valencia | País | Economía | Internacional | Deportes | Sucesos

Titulares | Notitarde De La Costa