opinión
Valencia, 7 de Julio de 1998





Editorial
Notitarde
C.A.

Vandalismo escolar

Nelson H. Zambrano

Hemos recorrido las escuelas del Municipio Autónomo Juan José Mora. Es doloroso y trágico su escenario, nada escapa a la acción vandálica: destruyen los baños, rompen ventanas, destrozan el alumbrado interior en las aulas. Arrasan con textos y pupitres, los pocos materiales didácticos son hurtados, los escritorios de las maestras son maltrechos, nada escapa a la depredante decadencia que hizo famosos a los guerreros de la antigua Germania.

De aquellos peregrinos establecidos a orillas del Báltico; formados por el furor con que acometían la destrucción de monumentos, viene este concepto que es recogido por el diccionario de la Real Academia, de la manera siguiente: El que comete acciones o profesa doctrinas propias de gente inculta, forajida y desalmada.

Una escuela es el más grande monumento a la civilización, es donde se comienza a sentir e inculcar los valores fundamentales de un país, entre otros: el valor de la familia, los sentimientos de amar a la Patria y la libertad, la heroicidad de los padres fundadores de nuestra querida Venezuela. Ah! y la importancia y la dignificación del idioma castellano, con toda esa grandiosa carga cultural que genera.

Todo, todo es constantemente devorado por individuos desalmados e incultos, es impredecible el momento cuando estas hordas deciden atacar a la más noble e indefensa institución fraguada en la poli.

Aprender y estudiar, dice un insigne maestro (1) "son términos correlativos, no puede haber aprendizaje sin estudio, como no es posible estudio sin aprendizaje, entendido el estudio como la aplicación atenta y cuidadosa del espíritu a dominar una determinada situación y adquirir un conocimiento".

Ahora bien, una de las herramientas fundamentales dentro del estudio-aprendizaje, son los libros. Y es precisamente sobre éstos, donde los desalmados afincan todo su odio y menosprecio por la vida social. Los pocos libros son destruidos, dejando a los niños en la imposibilidad de una adecuada educación. Nos damos cuenta pues, cómo se puede generar un sentimiento de frustración hacia la lectura; en consecuencia a los jóvenes se les corta de un plumazo el abrevadero de la vida, como lo es el ejercicio de una buena lectura.

En este recorrido por las escuelas de Morón y Urama, hemos llegado a la conclusión que es necesario establecer una fundación que se dedique a una labor formativa, a través de los padres y representantes, donde se exalte el valor de la escuela y la necesidad de preservar sus infraestructuras físicas, estableciendo charlas y conferencias de carácter obligatorio para los representantes y comunidades circunvecinas.

Además, en conversaciones sostenidas con el ingeniero Carlos Brandt, le hemos propuesto incorpore en el programa de Gobierno Municipal para cuando asuma la Alcaldía del Municipio, se organicen cuerpos de policías, a fin de proteger las veinticuatro horas las instalaciones escolares; aunado a una adecuada dotación en los colegios, que vendrán a resolver esta gravosa y deshonrosa situación.

Desde hace tiempo (2) he planteado el drama recurrente en las escuelas morense, también mencionamos a una extraordinaria maestra de Morón: Doña Teodosia, quien con su abnegada labor logró educar a generaciones de coterráneos, fue en la década de los 80, que propusimos la creación de una condecoración con el nombre de "Doña Teodosia" para honrar a las maestras que con su abnegación y sacrificio contribuyen al progreso de este pueblo.

Es que los ediles de nuestro municipio no han tenido tiempo para dignificar a Doña Teodosia, menos lugar han de tener para observar el estado dantesco de las escuelas, tampoco ha de importar las ganas que aguantan los niños al no poder ir a los baños.

-----------

Obra cit.: (1) Prieto F. Luis B. La Magia de los Libros. Edit. Monte Avila 1982, p/93

(2) H. Zambrano, Nelson. Una Escuela para Morón. Diario El Carabobeño 1983.

 


Home - Página Principal

Valencia | País | Economía | Internacional | Deportes | Sucesos

Titulares | Notitarde De La Costa