Valencia, 13 de Agosto de 2004




Editorial
Notitarde
C.A
.



 

En el referendo revocatorio

Wall Street prefiere victoria de Hugo Chávez

Nueva York, agosto 12.- Gran parte de Wall Street, comunidad que normalmente siente poco afecto por líderes izquierdistas, espera que un amigo de Fidel Castro que califica a la elite empresarial de su país de "oligarcas" gane el domingo el referendo revocatorio de Venezuela.

Los venezolanos decidirán en un referendo si el presidente Hugo Chávez debe entregar el gobierno del quinto exportador mundial de petróleo tras casi seis años de un mandato turbulento que incluyó un fracasado golpe en el 2002.

"Nos gustaría ver un resultado claro, en el que la parte perdedora lo acepte y que la vida siga", dijo Boris Segura, un economista senior de mercados emergentes de Standish Mellon Asset Management en Boston, reflejando el punto de vista ampliamente compartido del mercado.

Los pronósticos no dan una victoria clara para ninguna de las partes en la consulta popular del domingo.

Pero, por más que no estén de acuerdo con su política o con su alto gasto, muchos tenedores de bonos soberanos de Venezuela creen que una fuerte victoria de Chávez significará la mejor garantía para el flujo continuado de ingresos del petróleo que han permitido al país pagar su deuda externa.

"Si no lo quitamos de encima, entonces lo sustituimos por un gran interrogante acerca del futuro", dijo Jan Dehn, analista de mercados emergentes de Credit Suisse First Boston.

"Si hay algo que a Wall Street le guste menos que un político de izquierda que a pesar de todo paga su deuda, es la incertidumbre", señaló.

Chávez ha insultado públicamente al presidente estadounidense George W. Bush y ha expresado su deseo de que les vaya bien a los rebeldes iraquíes que luchan con tropas estadounidenses.

Los críticos dicen que la revolución del mandatario aspira imitar a la Cuba comunista y que gastar los ingresos por el petróleo en programas sociales constituye un plan fiscalmente irresponsable para atraer el favor de los votantes pobres.

Sus seguidores dicen que Venezuela necesitaba una transformación social tras años de gobierno de una elite política que malgastó los ingresos del petróleo e ignoró la pobreza rampante.

Pero Wall Street recuerda cómo Chávez pagó los cupones de los bonos durante una huelga opositora hace 19 meses en la empresa petrolera estatal venezolana que redujo los ingresos por las exportaciones del crudo.

"Bajo una situación muy extrema no cesó de cumplir con los pagos de la deuda", dijo Luis Oganes, estratega de mercado de bonos soberanos JP Morgan.

En Caracas, el ex militar celebró el jueves que Wall Street prefiera que él gane el referendo del domingo.

"Se acostumbraron a mí!", exclamó bromeando durante una conferencia de prensa. "Y yo me acostumbré a ellos también...".

Chávez, vestido con un impecable traje negro, leyó en uno de los salones del palacio de gobierno comentarios de distintas firmas de inversión que consignaban que el presidente venezolano era una opción más predecible que la oposición que promueve el referendo para sacarlo del gobierno.

Tras preguntarle al auditorio lleno de corresponsales extranjeros cómo se dice "saludos" en inglés, el presidente envió sus "greetings" a uno de los analistas que citó, basado en Londres. "A London chavist!", exclamó.

Chávez aseguró que los mercados están bien informados y "están percibiendo correctamente lo que está sucediendo aquí".

Si el mandato de Chávez, que fue elegido originalmente a la presidencia en 1998, es revocado, se deberá efectuar una nueva elección presidencial en 30 días.

Pero muchos ven a la oposición venezolana como una mezcolanza de intereses que abarca desde magnates de medios de comunicación a izquierdistas de línea de dura, sin experiencia política, ni claro candidato y poco menos en común que el deseo de ver como se marcha Chávez.

"Digamos que Chávez pierde", dijo Christian Stracke, analista de mercados emergentes en la firma de Wall Street CreditSights.

"¿Quien sabe a quien se pondrá allí?".

Los altos precios del petróleo han aislado los diferenciales de los bonos venezolanos de las preocupaciones por la inestabilidad política.

Ayudado por los precios del petróleo, y un repunte a nivel más amplio de la deuda de mercados emergentes, los diferenciales de Venezuela se han reducido con relación a los bonos del Tesoro estadounidense en el índice plus de bonos de mercados emergentes JP Morgan 11EMJ desde más de 700 puntos básicos en mayo a 568, una indicación de que se percibe un menor riesgo de un incumplimiento del pago de los bonos. (Reuters).



 

 

 

 

 

 



Valencia
| País | Economía | Internacional | Deportes | Sucesos
  |Sociales | Regiones | Titulares | Notitarde La Costa

e-mail director | e-mail editor on-line | e-mail periodistas

e-mail director publicidad & mercadeo

Todos los Derechos Reservados. © Copyright 2001 Editorial Notitarde C.A.

Optimización y Tecnología: JL Creative