Valencia, 21 de Noviembre de 2004

 Enlaces

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 Alejandrina Uribe-Betancourt
aleuri@notitarde.com
Fotos: Angel Mendoza

Marco Longinotti Buitoni cordial anfitrión del relanzamiento de los relojes suizos Girard Perregaux

Gala en El Caracas Country Club para brindar por el arte de marcar con precisión y elegancia el tiempo

Los regios espacios del Caracas Country Club, icono de la crema y nata de la sociedad venezolana se vistieron de gala para celebrar una regia cena, que tuvo por gentil anfitrión a Marco Longinotti quien recibió a un grupo de selectos invitados, entre quienes estaban varias de las mujeres más bellas de nuestra sociedad, encabezadas por la flamante Miss Venezuela 2004, Mónica Spears. La velada tuvo como norte el celebrar por todo lo alto el relanzamiento en nuestro país de los mundialmente conocidos relojes suizos "Girard Perregaux", nacidos hace más de 200 años en la famosa ciudad relojera de La Chaux de Fonds, cuya representación en Venezuela está a cargo del señor Longinotti.

Durante la cena los invitados apreciaron la nueva línea "Richeville Lady" que por su forma de Tonneau es sinónimo de belleza y elegancia, razón por la cual un modelo de esta exclusiva línea fue obsequiado a Miss Venezuela 2004, quien se ha convertido en la primera embajadora nacional de la firma, pues en el día de su coronación recibió un hermoso modelo en oro y nácar con doscientos cincuenta y ocho diamantes.

Pudimos conocer que esta firma catalogada entre las tres primeras del mundo, también rendirá homenaje a otras seis damas que por sus logros se han convertido en destacadas figuras de la sociedad venezolana, quienes junto a Spears serán embajadoras oficiales de la firma en nuestro suelo patrio, siendo ellas: Elizabeth Otaola Paván de Rotundo, María Auxiliadora Carrero, María Teresa Picón Herrera, Bettina Beckhoff de Longinotti Buitoni, Maite Delgado y Adriana Kizer de Cohen, quienes también recibieron un ejemplar perteneciente a esta exclusiva línea. De esta forma la conocida casa relojera contará con siete damas que forman parte de la excelencia de la mujer venezolana.

El exquisito menú y las insuperables atenciones, hicieron a los presentes disfrutar de una velada única, plena de clase, armonía y buen gusto, donde todos alzaron sus elegantes copas de flautas llenas con la exquisita champaña Möet & Chandon.